El precio objetivo

En el curso de gestión financiera, tenemos tres temas dedicados a la Bolsa. Se trata de unos temas introductorios en el sistema bursátil y los valores financieros, tanto de renta fija como de renta variable.


En el curso no estudiamos en profundidad conceptos más complejos de Bolsa, por eso hoy, quiero aprovechar el blog, para explicaos el concepto del precio objetivo de una acción.


Como estudiamos en el curso, las acciones cotizan a diario en el mercado secundario (mercado continuo en el caso español), y por la ley de la oferta y la demanda, el precio fluctúa cada día, subiendo o bajando en función de la cantidad demandada y la cantidad ofertada, que haya tenido el valor en la sesión. De la diferencia entre el precio de compra, y el precio de venta, que ha tenido el valor, se obtienen las denominadas plusvalías.


El precio de compra y/o el precio de venta, es el valor de cotización en el momento de realizar la operación, y cambia continuamente a lo largo de la sesión, hasta que al final de la misma tenemos un precio de cierre.


Los analistas financieros, midiendo diversos parámetros, referentes a la empresa, el sector, y otros a nivel macroecónomico, calculan para cada compañía lo que denominan el precio objetivo.



El precio objetivo seria el valor al que debería cotizar la empresa tras realizar un análisis de su situación y de sus perspectivas de crecimiento.

A veces es denominado también como el precio justo, o el precio real de las acciones de la compañía.


Mediante el precio objetivo, podemos hacernos una idea a priori, de si estamos comprando cara o barata una acción. Así por ejemplo, si una acción está cotizando actualmente en el mercado a 150 € y tiene un precio objetivo de 125 €, su valor de cotización está por encima del precio objetivo, y la estamos comprando cara. Si por el contrario, el precio objetivo es de 325 € y la acción cotiza hoy a 299 € la estaríamos comprando barata.


No obstante, este dato no es fiable al 100 %, sino que es orientativo, ya que hay circunstancias económicas que escapan al control de los analistas. Tampoco es siempre el mismo, sino que el precio objetivo es revisado continuamente, y puede ser que tras el análisis los expertos decidan que el precio objetivo de una empresa sea menor (por sus menores expectativas de beneficios, menor crecimiento...), o por el contrario, sea mayor.


Para que veáis más gráficamente cómo funciona este precio objetivo, os lo he representado gráficamente, a través de la siguiente infografía:


 Precio objetivo de las acciones

Comentarios